Desarrollo de un sistema de discipulado intencional: Una guía para el ministerio con la niñez – Versión en español

(Developing an Intentional Discipleship Systems for Children - Spanish version)

Select Medium
Clear

¿Por qué ministrar a los niños? Los niños tienen una habilidad increíble para entender a Dios y a su mundo. Los niños son parte de la familia de Dios, una pieza vital del reino de Dios. La Iglesia y la comunidad deben incluirlos en su quehacer diario. Ellos están aprendiendo sobre el mundo que les rodea, la comunidad de la Iglesia y de Dios. Los niños, a menudo, impactan profundamente el desarrollo espiritual de sus padres/madres o cuidadores. Sus preguntas, puntos de vista y su curiosidad en general producen razones para que los adultos se vuelvan parte de una comunidad de fe. Los niños son los líderes de hoy y del mañana. Crean un ambiente de asombro, risa y aceptación que nuestro mundo necesita. Los adultos que se toman el tiempo de escucharlos y hacer preguntas con ellos (los niños) encuentran que su fe se ha profundizado y fortalecido.

Este librillo, además de proveer las razones de desarrollar un sistema de discipulado intencional para el ministerio con la niñez, incluye:

  • La formación de fe n los niños (desde su Nacimiento hasta los 12 años) y sugerencias sobre cómo trabajar con cada nivel de edad.
  • Los pasos para la creación de un sistema intencional de discipulado.
  • Un ejemplo de un sistema de discipulado para el ministerio con la niñez en el contexto hispano.
  • Lista de recursos complementarios.

35 páginas
COM2302

También disponible en inglés.

 



Why minister to children? Children have an incredible ability to understand God. Children are part of the family of God, a vital piece of God’s reign. They are learning about the world around them, the community of the church, and God. Children often profoundly impact the spiritual development of parents or caregivers. Their questions, insights, and general curiosity create reasons for the adults in their lives to become part of a faith community. Children are the leaders of today and the leaders of tomorrow. They create an atmosphere of wonder, laughter, and acceptance that our world needs. Adults who take the time to listen to and wonder with children find their faith deepened and strengthened.

The church can provide a safe place for children to find meaningful relationships with others, especially safe and trustworthy adults; build community with people of all ages; and process the emotions of our sometimes crazy world. The church has an opportunity to be a refuge for families from the chaos of the world and a launching point to make a positive difference in the world.

35 páginas
COM2302

Donation

We hope you will consider supporting the work that goes into the creation of our many helpful resources. Along with your apportionments, these generous donations help make these products possible. Thank you for partnering with us!

$